Creative Commons

Licencia Creative Commons
Aproximación a la obra de "Benxa" (1907-1989) por Baltasar y Covadonga Álvarez Quintana se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Este blog está bajo una licencia de Creative Commons: Reconocimiento No Comercial - Sin Obra Derivada./ Se permite copiar, distribuir y citar públicamente esta obra, con la doble condición de que se reconozca y mencione a los autores y no se utilice con fines comerciales. Tampoco, y en modo alguno, se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de ésta. Es voluntad expresa de los autores.

jueves, 14 de diciembre de 2017

94. Muestra 4. Contexto familiar (II). Manuel Álvarez

Sobre "Benxa">Biografía>Aspectos
Entrada 94. Publicada14-12-2017











Instalaciones de El Porvenir en El Terronal (tercio derecho, parte superior), donde ejercieron
como directivos facultativos los capataces Ramón Rodríguez y Manuel Álvarez.
Fragmento del mapa Mieres y sus alrededores a vista de pájaro, firmado por Manuel Álvarez en 1906.
Para este año ya había fallecido el inventor Rodríguez y El Porvenir
vendido el complejo industrial a una sociedad inglesa. 



4.5 Manuel Álvarez Álvarez (cont. 13)
(Antepasados técnicos industriales  de Benxa)





Años 1880. Etapa del mercurio en la sociedad El Porvenir. Aspectos temáticos
La relación capataces Rodríguez y Álvarez y la compañía El Porvenir componen una tríada indisociable en los años más fructíferos, justamente los de su existencia compartida. Hasta el punto de que ahora sí procedería hablar para los tres de equipo, aunque la nominación no resulte literalmente apropiada. En cualquier caso, el resultado de esta amalgama de tres vuelve a plantear dos cuestiones. Una, la contextualización imprescindible de ambos técnicos con el medio profesional directo, y más allá aún, la influencia recíproca ejercida por ambas partes, capataces y empresa. O formular qué supuso de positivo esta relación para unos y otra. Y como segundo aspecto probar si la singularidad y méritos profesionales  de aquéllos –expresados como se indicó siempre en términos hipotéticos y provisionales-  reaparecen también en la sociedad radicada en El Terronal.

Respecto al último punto, la Sociedad Minera El Porvenir _obsérvese que se antepone la actividad extractiva a la trasformadora o metalúrgica también en el nombre oficial completo- demostró a múltiples efectos un comportamiento particular y elogiable equiparable a quienes fueron sus responsables técnicos, y como ellos apostaron por los recursos del país y de la región frente al colonialismo industrial europeo. Capital y accionistas de origen nacional (antigua aristocracia reconvertida y burguesía emergente) y asturiano, desde sus comienzos, al mediar 1840, cuando la irrupción de la industrialización figuraba protagonizada por inversores y técnicos europeos. Tomando como referencia las noticia sobre los antepasados técnicos mineros de Benxa al servicio de El Porvenir –a riesgo de manejar una información parcial o fragmentada-,  los responsables de la gestión de las explotaciones y la transformación del mineral en mercurio  procedían de la cantera de maestros mineros y capataces formados in situ. En el mismo sentido, hasta la llegada de Juan Stuyck, un abogado domiciliado en Madrid nombrado Director-Gerente y dotado de atribuciones superiores a las del director facultativo Rodríguez, la responsabilidad técnica máxima venía recayendo en personal nativo, naturales del término municipal de Mieres. Igualmente, por economía o por la competencia de su personal facultativo, El Porvenir no desplazó a sus capataces principales por ingenieros-jefes, tal y como se venía imponiendo desde los años en que Ramón Rodríguez tomó las riendas de la empresa de El Terronal. A lo sumo se procedió a la contratación de servicios puntuales de ingenieros consultores [veánse entradas correspondientes a Ramón Rodríguez]. Todo lo relacionado hasta aquí no fue compartido  por todas las compañías productoras de mercurio y radicadas en Asturias, caso de la lenense dependiente de Fábrica de Mieres, sino que se reiteró la tendencia a emplear capitales y entregar la máxima responsabilidad técnica a europeos. En suma, se advierte en El Terronal un programa de funcionamiento de empresa definido y diferencial respecto a otras compañías del beneficio del azogue asturianas, más allá de la tendencia asturianista que pareció detectarse en este ramo de la industria minero-metalúrgica regional y que imprime a El Porvenir y a algunas sociedades mercuriales  un rasgo más de identidad respecto a los sectores hullero y del acero que ostentaban la supremacía.

Así argumentado se confirma sintonía entre la empresa matriz , El Terronal, y sus capataces responsables  a efectos de singularidad respecto a sus genéricos respectivos. Y la propia compañía confirma indirectamente el mérito profesional de sus técnicos medios nativos desde el momento que es a través de su historiación reciente [Gutiérrez Fernández y Luque/Gutiérrez] cuando se descubre el notable papel desempeñado por aquéllos en la que fue su etapa más próspera.
Aunque el talento y la labor de Ramón Rodríguez (ya documentados aquí)  y el hasta ahora solo anticipado de Manuel Álvarez se hayan tratado inicialmente como una realidad individual o personal, parece haber revertido a la postre en beneficio de la empresa en forma de una significativa contribución a la misma. Y a la inversa, el modelo de compañía que adoptó El Porvenir favoreció la construcción de dos currículos profesionales que en alguna medida superaron el nivel medio de formación propio de su cuerpo profesional, acercándose a la especialización propia de los titulados universitarios. Siempre matizando que en distinto grado, superior e inequívoco en el caso de Ramón Rodríguez sobre Manuel. Pues la dimensión del primero como investigador y diseñador de equipos industriales, ciertamente excepcional entre capataces, tampoco se generalizaría entre ingenieros, más interesados en la dirección de empresas,  la constitución de otras de su titularidad o participación en su accionariado principal.






Nota
[El tamaño variable de la fuente del texto principal
y el de esta misma nota que se 
advierte en el momento de su 
publicación, resulta ajeno a 
la voluntad de los autores].












No hay comentarios:

Publicar un comentario