Creative Commons

Licencia Creative Commons
Aproximación a la obra de "Benxa" (1907-1989) por Baltasar y Covadonga Álvarez Quintana se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Este blog está bajo una licencia de Creative Commons: Reconocimiento No Comercial - Sin Obra Derivada./ Se permite copiar, distribuir y citar públicamente esta obra, con la doble condición de que se reconozca y mencione a los autores y no se utilice con fines comerciales. Tampoco, y en modo alguno, se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de ésta. Es voluntad expresa de los autores.

martes, 5 de diciembre de 2017

92. Muestra 4. Contexto familiar (II). Manuel Álvarez

Sobre "Benxa">Biografía>Aspectos
Entrada 92. Publicada 5-12-2017









Homenaje a Manuel Álvarez (con bigote y perilla canos) de los capataces
de Asturias, León, Palencia y Vizcaya.  Valgrandre, agosto de 1930.



4.5 Manuel Álvarez Álvarez (cont. 11)

(Antepasados técnicos industriales  de Benxa)



Años 1880. Etapa del mercurio en la sociedad El Porvenir. Aspectos temáticos
La incorporación de Manuel Álvarez a comienzos de los ochenta a la minería del cinabrio desde la sociedad El Porvenir más que decisiva como periodo de construcción de un currículo laboral puede entenderse expresiva ya de un capataz destacado desde el comienzo mismo del ejercicio profesional. Como tal aparece en las reseñas biográficas publicadas de su época (pendientes de ampliar) y en los estudios especializados de los últimos años (Ref. Fernández Gutiérrez y Luque/Gutiérrez). Queda pendiente contrastar esta hipótesis con estudios sobre el cuerpo de capataces contemporáneos de Manuel o a partir de monografías individuales. Ciertamente cabe esperar casos similares, algunos ya entrevistos en el proceso de documentación de Álvarez.  Pormenorizar entonces en qué aspectos reside su posición aventajada contribuirá a una valoración más objetiva y, a un mismo tiempo, a una llamada de atención hacia una profesión decisiva en el primer desarrollo industrial de Asturias.
Precisamente en el periodo en que se desenvuelve la carrera de Manuel y su generación, la de los titulados capataces durante los años 1880 en el centro oficial radicado en Mieres, comienzan a sentirse los efectos de la incorporación a la directiva de las empresas de técnicos superiores procedentes de otras provincias, así como la de ingenieros de origen europeo, establecidos en Asturias desde las fechas más tempranas de la revolución industrial. Documentos en su día en poder de Álvarez dejan constancia de la crisis de competencias que entrañó para los capataces el cuerpo de ingenieros de minas, implicándose el mismo padre de Benxa en la defensa de los intereses de su “clase profesional” (sic) desde la presidencia de la asociación de capataces de minas de Mieres (al menos en 1908 y 1909) con la misma capacidad de gestión, iniciativa y convicción que caracterizó su trayectoria profesional individual.
El homenaje del que fue objeto en 1932 por parte de su colectivo -por entonces ya denominado de Capataces y Ayudantes de Minas- de las asociaciones del norte de España, justamente por los años más desfavorables, se presta a una interpretación más amplia que la del reconocimiento individual a un buen profesional con más de cincuenta años de actividad tras de sí. Sugiere también un agradecimiento a sus iniciativas en favor de los derechos de los ayudantes facultativos, ahora severamente recortados [AMA]. Y acaso, dado el contexto corporativo, un reconocimiento de los méritos de un capataz ilustrado, de talante científico y polifacético. Una prueba significativa de lo que el colectivo, ahora rebajado en competencias y rango, había sido capaz de ofrecer a la industria asturiana. Y en el mismo orden de cosas, un testimonio de que, a pesar de la situación crítica, un capataz –y los capataces- podía responder con competencia a requerimientos técnicos y de dirección.
Las fuentes mencionan a dos colaboradores de Manuel Álvarez en los años de servicio en El Porvenir. Luis Álvarez Closse y Pepín Bayón –sus nombres se citan en aras de contribuir al estudio de los técnicos medios de la minería asturiana histórica, insertable dentro de la Historia del Trabajo y de las Profesiones. Pero la colaboración por excelencia suscrita por Álvarez Álvarez recae en la figura del también capataz Ramón Rodríguez [entradas ]. Benxa en una reseña biográfica sobre su padre, que finalmente se le atribuye en firme [ocho entradas, del 30 julio al 10 agosto 2017], lo califica de “autoridad” en los “negocios del mercurio” –negocios por minería, entendemos, aunque también se confirman inversiones en el sector. Y a la limón con Ramón Benxa eleva a ambos a la condición de  “piedra angular” de la industria del mercurio asturiano del momento.
El contacto entre ambos capataces tiene lugar coincidiendo con la fecha de ingreso de Manuel en la sociedad El Porvenir en 1883. Un año antes había fallecido Ignacio Rodríguez [seis entradas, del 17 al 23 julio 2017], padre de Ramón, también capataz por la escuela de Mieres (título1862) y cuanto menos integrante de la cabecera técnica de la misma compañía minera. Durante los tres primeros años de los ochenta se produjeron movimientos en la dirección de la sociedad El Porvenir. Es posible que tras la muerte de su padre tomara la jefatura de la empresa el ya entonces brillante Ramón Rodríguez, sin descartar que fuera él quién reclutara a Manuel como responsable de la sección extractiva. A comienzos de los ochenta además de Ramón, Manuel y un administrador firman pedidos para la empresa a Fábrica de Mieres [Ref. Luque/Gutiérrez]. No figura aún el futuro Director Gerente Juan Stuyck, cuyo ingreso en plantilla parece haber restado funciones al hasta entonces director técnico Ramón Rodríguez. Por ello se pospone la reseña de la actividad de Stuyck, a la vez que se sustituye por el momento del término equipo (tripartito Stuyck-Rodríguez-Álvarez) por el de colaboración entre dos técnicos, los capataces Rodríguez y Álvarez. El primero, a la incorporación de Manuel en 1883, por antigüedad y capacitación ostentaría la dirección general de producción de toda la empresa, el cargo de responsabilidad máxima. Incluían sus competencias la supervisión de la sección extractiva encomendada a Manuel, además de la gestión de la planta de beneficio del mineral y transformación en mercurio (la fábrica), labor especialmente absorbente por los años ochenta, habida cuenta de que además de la producción programada Ramón Rodríguez se encontraba en la fase última de investigación y pruebas definitivas de innovadores hornos de mercurio.

Consta que entre ambos se fraguó una colaboración excepcional dentro del marco de la sociedad El Porvenir. La edad de Ramón, unos diez años superior a la de Manuel, y su experiencia hacen suponer un magisterio de aquél respecto al más joven. Por lo demás las noticias informan de una relación profesional estrecha y compacta, basada en la división coordinada del trabajo, y más que en una complementariedad en una especie de síntesis producto de la afinidad de perfil personal y de un similar concepto del trabajo. Primeramente surgió la colaboración profesional y seguido una estrecha amistad y un vínculo de familia política (matrimonio de Manuel en 1887 con una hermana de Ramón y, al fallecimiento de éste, representante legal de sus herederos y tutor de sus hijos).












No hay comentarios:

Publicar un comentario